Los productos estabilizadores de humedad: PROSORB

Los productos deshidratantes como el gel de sílice o la arcilla activada son sustancias muy higroscópicas específicamente concebidas para reducir lo máximo posible el porcentaje de humedad relativa (HR) dentro de un volumen preciso (recipiente, embalaje, contenedor, etc.).

Técnicamente, los productos deshidratantes clásicos como el gel de sílice tienden a atrapar humedad constantemente, deteniendo el proceso solo cuando el propio material deshidratante se satura y ya no puede absorber más humedad. En teoría, una cantidad adecuada de gel de sílice introducida dentro de un recipiente sellado, completamente aislado del aire exterior, puede eliminar la humedad interna de forma absoluta, situando en 0 el porcentaje de humedad relativa.

Ésta es una condición óptima si se deben preservar objetos o productos muy sensibles a la humedad y muy higroscópicos; pero en determinadas aplicaciones, las condiciones de humedad relativa bajísima, empujada a condiciones excesivamente secas, pueden ser más perjudiciales que una condición de humedad relativa muy elevada

En contextos particulares, a fin de preservar un producto o una manufactura, se requiere esencialmente la conservación de una condición de humedad lo más estable posible.

Uno de los sectores donde más a menudo se requieren estabilizadores de humedad es, sin lugar a dudas, el vasto y diversificado campo de aplicación que gira en torno a la conservación y restauración de obras de arte o patrimonio inherente a los bienes culturales en general.

Las manufacturas artísticas como obras pictóricas, manufacturas de madera, orfebrería, códigos de membrana, códigos en papel, reliquias en general o cuanto gira alrededor del patrimonio cultural y de la conservación museística, requieren condiciones de humedad constante para evitar daños incluso relevantes debidos a la exposición prolongada a porcentajes de RH excesivamente secas o muy húmedas.

El PROSORB es técnicamente un material tampón a base de geles de sílice particulares capaces de mantener lo más constante posible el porcentaje de humedad relativa dentro de un recipiente (escaparates, vitrinas, etc.) a fin de minimizar las inevitables fluctuaciones de humedad durante en arco de un año.